07 June 2019

El último Beso

Category: Solo Qka

En el 2017, justo cuando Septiembre copulaba con Octubre, besé a mi Padre para despedirme.  Fui la primera de la familia en llegar a España, jalando un hijo y  poniéndole cara a los vientos nuevos. Entonces seguía sintiéndome la niña protegida de papá, la mujer osada que siempre querrá darle orgullo a la familia, la aventurera convencida de que donde se da el paso Dios construye el puente.

Tomaría tiempo pero el plan de mi Padre había comenzado a ejecutarse, la idea era que ellos me seguirían o ¿Acaso el plan de mi Padre era salvarme del quebranto de perderle? Pues no fue así, no me ha salvado del quebranto de perderle, no obstante, sucedió como si lo hubiera pensado, me puso en un lugar donde estar segura, donde tendría que asumir los acontecimientos que vendrían después: su muerte y mi luto, que vivirlo desde la tierra que le vio nacer, es más llevadero que vivirlo desde la tierra donde compartimos toda la vida.

Y tal vez sabía mucho más, o aunque sólo haya acertado, desde aquí también recibí el golpazo de la muerte de mi cuñada, Marce, mi cuñada hermanita, su muerte tan repentina sucedida el 16 de Mayo, hace apenas unos días, casi casi que me termina de matar de dolor…  Dolor tras dolor.  Yo que al fin empezaba a levantar cabeza, la muerte de mi Marce me la volvió a pegar al suelo; interminables días de depresión, preocupación, dolor por quienes habían muerto y por los que quedábamos vivos.  Infinito dolor por la Señora Estelita, mamá de Marce, infinito dolor por mi hermano y por mis sobrinos…

 

“Ñaño, es tan cruel vivir para ver partir a nuestras personas amadas, debería darte ánimos pero no puedo más que decirte que te amo con toda mi vida, como amo a mis chiquitines fruto de tu amor con aquella mujer que llegó a nuestra familia a enseñarnos tantas cosas sobre el amor, mi Marce querida, mi cuñada hermanita se nos ha ido...

Apenas hace unos meses que Papá nos dejó con el corazón partido, y ahora tu esposa, se va repentinamente, se va igual que un día llegó a nuestras vidas... llegó a bendecidos, a darnos tanto amor, cuidó a Papá con esmero, dedicación y un cariño infinito... y ahora se va, dejándonos con la sensación de que las historias se repiten...

Papá enviudó y se quedó con 3 niños pequeñitos, ahora Tú, ñaño, te quedas con tus 3 niños pequeñitos, pero ten presente que - tú como él - eres muy valiente y tienes la sangre de salir adelante para honrar a las personas que amamos en el cielo y la tierra.

Historias que se repiten... Enterramos a papá en día de mi cumpleaños... y mi pequeña Estel ha perdido a su madre el día de su cumpleaños...

Quisiera darte ánimos y abrazos y estar contigo, despedir a mi Marce con una flor... pero ante la distancia sólo intento darte ánimos... aunque en realidad ni yo tengo ánimos para darte ánimo...
Que Dios nos de fortaleza a ti, a nosotros, a la doña Estelita y a toda la familia y amigos que la supieron amar...

Mi Marce, siempre estarás en mi corazón... Golpazo tras golpazo, jamás imaginé que entre tus lecciones de entrega y amor también incluía verte morir, no termino de llorar por papá y ahora por tí, perdona si me tardo toda la vida en comprender por qué te has ido, Marcela Angüeta Freire mi Marce...”

Me dio temor de hacerle reclamos a Dios, de sentir ira, me dio miedo de proyectarme en desafíos, porque lo que estaba pasando ya me estaba doliendo tanto que no quería sentir más dolor, y sí que sé - que mientras hayan personas amadas compartiendo la vida con nosotros – el dolor nos puede venir otra vez sin que lo esperemos.  La vida nos hace vulnerables, la muerte es parte de la vida, y el dolor por perder a las personas que amamos, es de las lecciones más difíciles de aprender.  Entonces supe, que los muertos no resucitan, pero los que quedamos vivos tenemos que resucitar si o si, para quienes nos necesitan vivos.

En Septiembre del 2017 le di el último beso a mi Padre y en Enero del 2019 le di el último beso a mi Marce cuando enterramos a Papá en el Ecuador, me ha quedado una incertidumbre casi invivible de pensar a quién le habré dado el último beso, me ha quedado el miedo de las personas buenas, porque hay personas tan buenas que Dios las lleva al cielo cuando ya han cumplido por demás su misión…

Me ha quedado la tristeza de ver a mi familia demolida, destruida por el huracán de la muerte, 2 grandes vacíos que marcan un cambio de dirección radical, y mi hermano, mi amado hermano resistiendo como si fuese inmune al dolor, ha perdido a su Padre y amigo, y luego a su esposa y amante…   Y lo peor de todo es que no quedan ganas de atreverse a preguntar:  “¿Hay algo más doloroso, Dios?”, porque si lo preguntas enfatizando el sentimiento del dolor, Dios no tardará en demostrarte que siempre hay algo más doloroso.

Qka

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
2.png8.png5.png9.png8.png9.png
Hoy21
Ayer96
Esta semana410

Friday, 23 August 2019