10 April 2016

Siempre seré "Yo"

Category: Solo Qka

No sé qué es una madre sin su hijo… pero sé lo que soy yo sin el mío… ¡Nada!

 

Mi casa, que hace algunos años se ha convertido en la madriguera de todos quienes buscan refugiarse sin más equipaje que sus sueños liberales, ahora se siente vacía…

 

Mi pequeño paraíso – de repente – ya no me sonríe con las sombras que se divierten alrededor, no hay Adanes ni Evas que se pinten la piel o se balanceen entre cuerdas, allí, en el pleno vientre de la estructura arquitectónica donde la mesa desaparece del piso para dar espacio a un cuerpo oscilándose en el aire.

 

No sé cómo es que un lapso de ausencia puede arruinar la felicidad de una mujer, pero sí sé que bastó un fin de semana para arruinar la mía… con varias ausencias…

 

Mi pequeña criatura disfruta de un viaje de colegio, allá donde las tortugas no necesitan más que andar suavecito para que el tiempo les pase sin que se den cuenta; ha viajado por primera vez bajo su propia responsabilidad, tan solo a sus casi 12 años, y yo… me he quedado en espera, como esos hielos verdes de tinta y agua que mi hijo congeló con el propósito de jugar con ellos cuando sus amigos le visiten.

 

Si, así se siente…  Como si el nitrógeno hecho vapor - que la semana pasada envolvió a los presentes en un show hermoso de coctelería molecular -  saliera de nuevo desde cada escondite, de debajo de los muebles, de las esquinas de las paredes, de la pecera, de mi alma, de mi aliento… pero tan gélido que ha destrozado el calor de las lujurias vividas, ha helado mis deseos… entumeciendo hasta la más mínima partícula de mi ser para dejarme en suspenso…

 

Son solo pocos días, no va a matarme, luego de su aventura por Galápagos las cosas volverán a ser las mismas, pero hasta mientras me he convertido en una sombra más de La Casa de las Sombras, en una Qka que se espanta de sí misma pues toda su candencia se ha disminuido en una mierda de papel en blanco que no podrá contar ninguna historia erótica.

 

No soy más que una Dominante dominada por el único verdadero amor que sostiene su vida: el amor de un hijo.  No soy más que una soñadora audaz que ha volteado el corazón a sus caprichos, pero que en ausencia de su verdadero amor, no hay ni sueños, ni corazón, ni caprichos…

 

El cordón umbilical se me ha estirado en entrenamiento de lo que sucederá a futuro, los hijos son prestados o no son de uno sino hasta cierta edad, luego es que los padres nos hacemos de ellos si es que ellos nos quieren adoptar.  Si, he comenzado a abrir mis brazos para que se me desprenda aquella parte de mí que un día comenzó a crecer en vientre y ahora es el legado de mi piel en un hermoso ser humano cargadito de mi amor y mi fe, de mis genes y mi  origen, de mi defecto y virtud…

 

Si, sabias palabras, pero del “dicho al hecho hay mucho trecho”, yo que promuevo la libertad de ser quien uno quiere ser, debería soltar a mi pequeño, pero aún le falta tanto por aprender…  Y no logro asimilar la independencia que se le está dando ahora, pero espero que poco a poco ambos podamos soltarnos al fin, como debe ser.

 

Pensamientos asesinos, sensaciones de miedo, sentimientos de melancolía…

¿Qué pasará cuando mi chiquito haya emprendido su vuelo?  ¿Serán suficientes los amigos que me han acompañado en el camino? ¿Me seguirán acompañando o elegirán envejecer de otra forma? ¿Será  - que sin mi verdadero amor – se me apagará el motor de seguir masturbando la cabeza de la gente con mis ideas locas? ¿Tendré todavía ideas locas? o de pronto me hago fanática religiosa o me entren intenciones de hacer realidad uno de mis sueños más queridos… dormir bajo los puentes de todos los países posibles hasta que me pesque la muerte.  O será que me asoma por ahí un marido que debe estar más loco que yo para casarse conmigo y en tal caso, develar las maravillas de un amor único, no de sangre pero si de piel y pensamiento, que ame mi espíritu.

 

Tanto bla bla bla… no quisiera ser tan cursi para no calzar en el concepto de que los escritores tienden a ser depresivos, pero debo admitir que escribir me alivia, dejo salir mis reflexiones, acaricio mis demonios y consuelo a mis ángeles, pero a este relato le falta algo, no sé… lo pensaré en la Jaula…

 

Dejo mi computador a un lado de la cama, he terminado todo por ahora, solo quiero dormir pero no aquí sino en el calabozo…

 

Levanto la vista al techo, un par de lágrimas resbalan por mis mejillas, cuánto me hubiese ayudado la presencia del amigo, mozo o amante, aunque sea por un ratito…  ¡Qué más da! Cuando una no es la número uno en la vida de alguien, pues estas son cosas que pueden suceder…

 

Me deslizo por la oscuridad de mi casa, todo está tan quieto, apenas escucho al pez que juega con las bolas de la pecera, me asomo por la ventana y veo que mis adorables perritos me han roto la basura, pero hoy no les daré lecciones de hogar…    Los gatos me siguen los pasos, creen que les voy a rellenar sus tazoncitos de comida, pero hoy nadie come en esta casa, tengo mucho en qué pensar…

 

Voy cerrando puertas tras mío hasta llegar al Calabozo, las bisagras de la puerta de mi cuarto tenebroso producen un sonido espeluznante pero muy familiar… 

Entro, los gatos entran conmigo, cierro la puerta y me apropio de un par de cobijitas “aftercare” que las tiro dentro de lo que será mi lecho esta noche.

 

Me quito la salida de cama, los 30 sacos de pijama y el pantalón, las medias y mi ropa interior.  He quedado completamente desnuda, tal como me gusta pensar las cosas…  A gatas ingreso a mi Jaula, donde han dormido algunos sumisos y yo dormiré por primera vez esta noche.

 

La tenue luz de la lámpara me salvará de la oscuridad, una duenda porno - a la que le cuelga mi triskel - me vigila inamovible, las Cruces de San Andrés parecen sonreírme por los gratos recuerdos y los demás objetos ronronean a ritmo con el ronroneo de mis felinos.

 

Cada gato encuentra  alguna curva de mi cuerpo para arrimarse y me tapo con las cobijas…  Mis pensamientos comienzan a criticarme: ¿Quién en su sano juicio se mete en una estrecha jaula a pensar y peor a dormir?  No lo sé, quizás solo yo, quizás porque me quedé con ganas de usarla este fin de semana…  No lo sé, no quiero saber…  Pero lo que si sé, es que me ha tranquilizado la sensación de que mi hijo está bien, está feliz y que a pesar de haberse ido a sus vacaciones, aquí estoy, metida en una jaula a solas, demostrándome a mí misma que soy yo, sigo siendo yo, siempre seré yo…  haciendo todas esas cosas en secretillo y de las que nadie se enteraría si no tuviera la caradura de compartirlo con Ustedes.

 

Un abrazo

 

 

La Qka

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
2.png8.png8.png5.png8.png4.png
Hoy42
Ayer97
Esta semana507

Saturday, 21 September 2019