08 February 2015

Reflexión acerca de los "EX" por Ingrid Eguez

Category: Amor

“Estoy hecha de experiencias, de caídas, de estúpidos errores que cometí en el pasado, de melodías rotas y melodías eternas que siempre bailarán al son del sol de Octubre. Estoy hecha de ti, de ti y de ti también. Hecha de besos inexpertos y hecha de besos maduros. Estoy hecha de lágrimas, de corazones rotos y de promesas que nunca se escribieron. Estoy hecha de amor, de decepción y de todas esas personas que pasaron por mi vida. Estoy hecha de ex- te quieros, y de todos esos ex que me enseñaron (unos mejor que otros) a ser quien soy hoy en día. ¡GRACIAS!”

 

 

Este párrafo de este sentidísimo escrito de mi querida amiga Ingrid, fue el que más me llamó la atención porque es cierto…  Tan cierto como el sol que asoma cada día, como la vida misma en su entorno natural de aromas florales o pestilencias, tan cierto como que te llevo dentro de mí por haberte amado tanto…  Y todo eso que me conforma – incluido mis más sublimes sentimientos de amor u odio por tí – es parte de mi ser…  Mi Ser al que alguien más amará de nuevo, amándote a ti indirectamente, porque estoy hecha de ti y de ti también y también de ti y de ti… y los ex amores resurgirán de mi espíritu para recordarme que he tenido el favor de los mejores maestros para aprender a sobrevivir entre saltos y brincos, entre suelazos y vuelos, entre los ejemplos que debo seguir y los que son mejor ignorar…  Pero Maestros al fin y al cabo, porque nos enseñan todo aquello que se ha de experimentar en la carne, porque nos dejaron huellas dignas de volver a recorrer aunque muchas ya se han ido con el viento…

 

En fin…  Este artículo está dedicado a los “EX” y me gustaría dedicarlo en forma personal a algunitos que conozco por ahí… empezando por aquel que firmó un contrato de matrimonio conmigo hasta ese que me duró menos de 2 meses.  Pero ¡Qué más da! Mejor no se lo dedico a nadie, no vaya a ser que se conmuevan y se les ocurra venir a buscarme y no, no, no, no… porque mi corazón está felizmente ocupado y aunque mi cama aún gusta jugar con ciertos espacios vacíos jamás me repito un juego con alguien que me jugó inadecuadamente.

 

Bueno, los dejo con la reflexión de Ingrid…

 

Un besito

 

La Qka

 

******

 

Si… Siempre quisiéramos terminar nuestras relaciones amorosas en buenos términos y conservar la amistad, rescatar eso que nos unió, pero en muchas ocasiones no se puede por varios motivos: ya sea porque una de las partes no lo acepte o por diversas otras razones que hayan generado antipatía, rencores u odios y no queda más que esperar a que el tiempo sane las heridas para retomar la sensatez y poder comportarnos como gente que se “ex amó”, claro, si es que hemos sobrevivido a los ataques tan propios de los que se sacan las garras cuando se divorcian.

 

Todos tenemos un ex, o dos, o varios. Personas que han formado parte de nuestras vidas y que en más o en menos tiempo y que con más o con menos sentimientos, marcaron un antes y un después en nuestra historia.

“EX”, una palabra indecorosa, antiestética, que casi siempre viene acompañada de dolor de estómago, de recuerdos repletos de nostalgia, confusión, rencor y a veces de odio. ¿Por qué? ¿Por qué en la mayoría de los casos, después de haber roto una relación sentimental ya no volvemos a tener contacto, ni una relación cordial o de amistad, con una persona con la que hemos compartido tanto? ¿No es triste? Es tristísimo.

Personas con las que hemos compartido nuestro cuerpo, nuestros besos, nuestra piel, nuestros secretos más íntimos. Personas a las que juramos amor eterno, personas con las que recorrimos el mundo de la mano, personas que hicieron de sus chistes nuestra sutileza, personas con las que nos pasábamos horas y horas hablando hasta que los gritos se hicieron protagonista de una película que empezó siendo de amor, y terminó siendo un thriller de Hitchcock. Personas con las que diseñamos planes y construimos puentes que creíamos indestructibles. Preciosas historias que se esfumaron en un recuerdo amargo. Los mejores años de nuestra vida, nuestro amor hecho hijos y cientos de “te quieros” que volaron al viento sin dueño. Sin rumbo. Sin prisa.

Y hoy si te veo no me saludas. No te saludo.

Y hoy no te quiero. Hoy te odio.

Y hoy ya no me pareces guapo, ni guapa. ¿Cómo pude fijarme en ti?

Y hoy olvidé todo eso que me enamoró de ti. Aunque bueno, realmente creo que nunca lo estuve.

Y hoy no eres nadie para mí. Ni un amigo, ni una amiga. Y hoy cuando me hablan de ti me sumo a la indiferencia o si aún no lo he superado, te critico hasta quedarme sin más argumento que insultos vacíos de lógica.

Hoy ya no guardo tus fotos. O sí. Eso nunca lo sabrás.

Y hoy ni siquiera, me permito el lujo de pensar en ti.

¿No es mohíno? Lo es y mucho.

Para ser un buen ex, debiste ser primero una buena pareja. Y quiero pensar que muchos de nosotros no lo fuimos, porque sino ¿qué sentido tiene odiar a nuestros Ex? ¿Qué sentido tiene no darles un espacio en nuestras vidas? ¿Pudimos amar tanto a alguien que hoy ni siquiera nos importa?. Quizás los prejuicios, esta estúpida sociedad que nos ha enseñado a amar de una forma tan tóxica, hace que no esté bien visto tener relación con personas que formaron parte de nuestro pasado. Cuando deberían ser ellos y ellas nuestros mejores amigos. Esas personas con las que compartimos más que con cualquier otra persona en el mundo. Esa persona a la que regalamos nuestra desnudez, el olor a recién levantado y el último beso de cada luna. Esa persona con la que dibujábamos vacaciones, partituras hechas canción sin melodía y personas que creímos nuestra alma gemela. Posiblemente lo fuera. Aunque no durara para siempre.

¿Por qué nos odiamos?

¿Por qué tienes que odiarme?

¿Por qué aunque hoy ya no seamos pareja ni nos una ese vínculo sentimental, no podemos mantener una relación sana, desearnos lo mejor y darnos un abrazo sincero cada vez que nos veamos? Por suerte aún hay ex parejas que lo hacen. Hay ex parejas que supieron afrontar con madurez su ruptura y hoy, son mejores amigos. Que hoy son padres compañeros de criaturas maravillosas. O son conocidos que se saludan cordialmente y se desean lo mejor. No celan de sus actuales parejas, porque eso, está más que superado.

Supongo que el problema está cuando no se supera. Porque acaso ¿el odio no es una forma de amor? ¿acaso, llamar la atención del otro aún siendo de malas formas, no es una manera de decir “ey aún te quiero”?. Sí, lo es. Y quizás por eso la gran mayoría de nosotros no es capaz de ver a un ex como lo que fue. Una persona importante en nuestras vidas que por encima de todo, merece el mayor de nuestros respetos. O no. Porque como dije antes “para ser un buen ex, tuviste que ser una buena pareja”. Y entiendo esos casos donde el mal querer hizo mella, donde nunca existió una amistad ni un amor sincero. Entonces en esos casos, se entiende que un ex quede desterrado para siempre.

Me gusta pensar que aunque tengamos el mismo nombre y apellidos durante toda nuestra vida, que aunque el número de nuestro DNI y Seguridad Social no cambie, realmente podemos llegar a ser varias personas distintas en una misma vida. En mi caso, yo a las quince años no era igual que a los veinte. Ni a los veinticinco era igual a la mujer que soy hoy en día. Estoy hecha de experiencias, de caídas, de estúpidos errores que cometí en el pasado, de melodías rotas y melodías eternas que siempre bailarán al son del sol de Octubre. Estoy hecha de ti, de ti y de ti también. Hecha de besos inexpertos y hecha de besos maduros. Estoy hecha de lágrimas, de corazones rotos y de promesas que nunca se escribieron. Estoy hecha de amor, de decepción y de todas esas personas que pasaron por mi vida. Estoy hecha de ex- te quieros, y de todos esos exs que me enseñaron (unos mejor que otros) a ser quien soy hoy en día. ¡GRACIAS!

Porque por muy mal que nos fuera, por muy mal que ese ex o esa ex nos lo hiciese pasar, debemos sentirnos agradecidos.

Agradecidos por lo que nos dieron, por lo que nos quitaron.

Por todo lo que crecimos y aprendimos a su lado.

Por la forma en la que nos amaron, aunque nos amasen mal o simplemente no lo hicieran.

Por esos días de sus vidas que eligieron pasarlo con nosotros y aunque hoy seamos un ex odioso para ellos, en el fondo de nuestro corazón, si alguna vez hubo amor de verdad, hubo amor al fin y al cabo, ese recuerdo perdurará el resto de nuestras vidas.

……….

Hoy que te tengo delante, te miro con los ojos estallados en lágrimas y suplicándole al cielo que no te conviertas TÚ en unos de mis ex. Porque quiero quererte siempre, amarte siempre, contar arrugas a tu lado y decirte al oído en un último suspiro “gracias”.

Te ex-quiero.

Y te ex-querré siempre.

Me siento a favor de conservar ese precioso lazo después de una relación, pero es muy difícil cuando te causan daño en muchas ocasiones la otra parte ni se da por enterada de que te lo ha hecho, pero es nuestra madurez la que nos llevará a tomar la mejor decisión.

Un abrazo...

 

 

Por Ingrid Eguez

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
3.png3.png0.png6.png6.png8.png
Hoy38
Ayer79
Esta semana489

Saturday, 04 July 2020