06 May 2013

Mala Mujer

Category: Feminismo

Mala mujer…. ¡muy mala!


Eres tú la diva que no pretendía yo ¡ni en sueños!


No me di cuenta cuando me capturaste en las curvas de la muerte, ya era tarde, ¡ya me había estrellado!


No me di cuenta de a qué hora tus aromas me envolvieron los sentidos, ya sin remedio, ¡ya estaba perdido!


¿Cómo fue que tu corazón albergó el mío con tanto detalle?


Cuánto corrí por que no me alcanzaras, por que tus besos dulces no me empalagaran… muy tarde, ya estoy pegado a ti como si fuéramos uno…


¿Cómo lograste que este holgazán encontrara en ti una competencia de respeto?


Yo, que me fingía enamorado de mis relaciones con tal de que mi machismo no se vea afectado; hasta que llegaste tú… con esas ideas transtornadas… ¿qué era eso de que la mujer ya no cocina, ya no lava, ya no plancha, ya no cría hijos?


Ese feminismo avallasador, propio de esas antisociales que quieren cambiar el mundo, mujeres que se creen con derecho de ser putas y libres, sobrepasando las líneas de la figura del hogar original…. Ese hogar que tanto extrañamos: de un padre proveyendo y una madre atendiendo la casa, como era en mi tiempo sin más contratiempo que esos espacios cuando mi padre por tragos golpeaba a mi madre…


“Feminista”… te dices…


“Que no necesitas a los hombres”… ¡ha! mujer solo tuya….


Ante el impacto de toparme con un reto tan difícil decidí amarte, sin imaginar, que llegaría el día cuando tu feminismo chocara con mi machismo al punto de quebrar todos y cada uno de mis conceptos preconcebidos… a más de mi corazón…


“Te amo” decías….


Te lo creía por supuesto, ¿cómo no iba a creértelo cuando tus manos me acariciaban el rostro? ¿cómo iba a atreverme a dudar de esos sentimientos tan hermosos que provenían de un espíritu rebelde?


Me contentaba pensando que estaba domándote, me sentía honrado de ser quien te voltearía esa forma de pensar tan extremista, parecía que iba obteniendo el resultado de hacerte mía… ¡Qué equivocado estaba! si siempre has sido tuya… mujer solo tuya…. o mujer de nadie…


¡Mala! ¡mujer mala!


Por tu pluma te amé y por tu pluma estoy muriendo…  Tan solo porque no perdonas los errores que se nos cae a los hombres…


Somos hombres, podemos beber, gozar, disfrutar de la televisión, porque somos hombres.  Como las mujeres, dirán que ya no se dedican a los quehaceres domésticos pero no tiene más opción que hacerlo, igual tienen que alimentarse, que vestirse con ropa limpia, que atender los hijos… entonces ¿de qué feminismo estás hablando?
¡No! ¡no me respondas!
Ya sé lo que me vas a decir…

Me vas hablar de que ustedes, las mujeres, poco más y son biónicas, porque no han dejado las tareas del hogar y además trabajan; que si son solas aún con más derecho saldrán a la calle a protestar en esas Marchas de las Putas, que el amor no es un contrato de propiedad, que una mujer no se le topa ni con el pétalo de una rosa…


Pero yo me pregunto… ¿por qué muchos hombres golpean a una mujer?
Y tú me respondes… “porque son gallinas”


Pero golpear a una mujer no es novedad, más bien la novedad es que los hombres están aprendiendo que alzarle la mano a una mujer no está permitido, no se debe hacer, porque es la Ley, porque puedes ir a parar a la cárcel si lo llegas a hacer…


Como debería estar yo, en la cárcel, de no ser que respeté la distancia que impusiste entre nosotros, pero no comprendes que fue por tu bien mi amor… para que entiendas quién es el marido, quién te protege, te cuida, te hace el amor…


Lloriqueando en una esquina nada más porque se me fue la mano y encima ¡orgullosa! Porque quiero abrazarte y pedirte perdón pero tú… no me quieres ni ver… ¡qué ingratitud! ¿cómo le tratas así a tu macho, al que te ama con toda su vida?


No soy dios pero sí el hombre que, porque saliste de mi costilla, tienes que obedecer, atender, respetar… ¿cómo se te ocurre llamarte puta y libre si eres MIIIII MUJEEEEEER?


En fin, no puedo hacer más que olvidarme de ti, mujer mala ¡mala! ¡muy mala!


Si piensas que alguien se va a enamorar de ti estás lejos de esa realidad, porque ningún hombre en sus cabales se metería con una loca como tú, que escribe verdades que nadie le cree…


Me largo, ¡si! ¡me largo! Porque no aguanto tu actitud digna, tu rudeza, tu estúpido feminismo; allá tú si eres feliz, pero yo intentaré olvidarte, enterrar este amor absurdo que te siento, encontrar otra mujer para olvidarme de las medidas de tu cintura…


Ahí te quedas, ¡me largo! Porque alguien en esta sociedad tiene que luchar para que los hogares recuperen el patriarcado de antes, donde ahí sí habían mujeres de verdad… como mi santa madre, que aunque mi padre fue más malo que tú.. Ella se mantuvo a lado de sus hijos para protegernos… Ella en su admirable sumisión nunca nos habló de esas tonterías que hablas tú…


¡Me largo! Si, me largo……


¿qué haces? ……


¿Estás extendiendo una alfombra roja?


¡caray! ¡cuánto honor le haces a mi despedida!


Por lo menos veo que te importo un poco, siquiera al final de nuestra historia de amor….


Adios mujer ¡indomable y orgullosa!

 

La Qka

 

 

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
2.png8.png5.png9.png8.png8.png
Hoy20
Ayer96
Esta semana409

Friday, 23 August 2019