14 December 2016

Federico, la Puta y algunas canciones

Category: Feminismo

Luego de una llamada, cuya voz masculina sonaba muy sensual pero turbada, me monté sobre las llantas de mi Logan Renault y más rápido que el Mercedes de Nico Rosberg, estuve a la primera vuelta del rally de la estación de la Ecovía.

Señores y señoras: La piloto Qka al volante derrapó a kilómetro y medio del punto de partida debido a la emoción que la embargaba por recoger al copiloto y ganar la carrera del 2016!!!

¿Que por qué hablo en términos de varones? ¡Qué sé yo! Quizás porque quiero entender su lenguaje, porque la verdad – cuando están vestidos – ¡Me cuesta entenderlos!

Y le di la bienvenida cantando lo que Carlos Mata… “Regresó Federico, en un barco de papel, con su voz de agua clara y su pelo a lo Gardel”, pero mi Federico regresaba de alguna circunstancia similar a lo de hoy, sucedida hace un año atrás cuando fui despedida de su vida “por puta” – según sus mensajes finales…

 

Este Federico no regresó en un barco de papel sino en un bus que lo dejó en una parada que se le perdió a la luz del día, su voz era clara pero lenta posiblemente por los traguitos que había ingerido, el cabello no era del tipo Gardel sino al estilo del coro de Sweet Child of Mine, pero era mi Federico…

 

¿Qué por qué hablo de música? ¡Qué sé yo! Tal vez porque intento quedarme en aquellas notas que enamoran por sonar tan bonito o por significar lo que querría para mi vida… un Federico que jamás tenga que regresar porque nunca se ha ido, o ser The sweetness of a passionate artist, pero a la hora del té sigo siendo puta, Federico siempre se tiene que ir and I am not a sweetty girl!!

 

Sin saber - que me quedaría tan solo con el recuerdo de la mitad de Penélope y que una vez más me sentenciaba al destino triste de La Tieta de Joan Manuel Serrat – lo recibí con los brazos abiertos, y bueno… también con las piernas abiertas ignorando que todo lo que haría sería usado en mi contra pues yo no apelaría al resultado de cualquier juicio.

 

Entonces, lo veo aproximarse, arrastraba los pies como si hubiese algún magnetismo debajo de la tierra que lo atraía con fuerza dificultándole los pasos, traía la contradicción de las caricaturas alegres y el nato arte le corría por la venas.  En sus ojos de color miel me descubrí daltónica y mi corazón de un rojo carmesí palpitó de cariño infinito por aquel hombre de lágrimas incoloras.

 

Lo llevé a casa donde le brindé agüita de boca a boca, sonrisas de una libertad espontánea que hicieron que Federico se derramara en aparatosa sensibilidad que empapaba mis mejillas con tristezas recientes.  Me convertí en su confesionario para ahogar su llanto en mi contenido de bendiciones y comprensión, hasta que lo invité a pasar a mi habitáculo donde el pecado danza entre sábanas sin Cura, pero que cura irremediablemente.

 

Un comienzo tropezado, una continuación también tropezada no parecía augurar momentos agradables, no obstante, cuando desnudamos las almas supimos que la ropa estaba de más y procedimos a destrabar todos los chacras.  Las energías negativas impactaron contra la ventana o las paredes y se desintegraron, obsequiándonos un ambiente de ardor y lujuria que aprovechamos para sentir el sexo en su maravillosa totalidad.

 

Sentí - mi admiración por él -  como si fuese el algodón de azúcar que complacía mi paladar al derretírseme tan deliciosamente en la boca; la virtud de su ser se sumía a las destrezas eróticas que se lucían para mi cuerpo, como se luce la arcilla en sus manos para enaltecer su creatividad.  Su mirada irradiaba una pasión diferente, como si me empezara a amar, su lenguaje intelectual se ahincaba en mis deseos y un clítoris enloquecido explotó de sentimientos no planeados.

 

Y como cantaría Luis Eduardo Aute en Mojándolo Todo… “Sus alas de cera batiendo combatiendo tu fuego en oleadas de ardientes espumas y plumas…”  Su ícaro volaba tan alto que al entrar en el jardín del Edén, fundió su vuelo por mi derramado sol, cayendo como el ángel exterminado al mar de los naufragios…. Mojándolo todo….  Ufff...

 

Si, fue un fin de semana hermoso, me dejó con la inspiración de amar, con las ganas de vivir para morir por él, como un principio y un fin sinfín; comprendió, aunque con algo de dificultad, que  podríamos amarnos como nadie, pero que yo soy solo mía.

 

Lo miré radiante y más feliz de lo que llegó, pensé para mis adentros que si decidera amarme, ninguna otra mujer en el mundo le sería tan leal a su amor como yo, aunque el cuerpo ande de baile en baile, sí existe una determinada fidelidad para cada persona, para cada relación, para cada amor… Nadie se parece a nadie, no es imposible amar a más de una persona, como tampoco es imposible que la diversidad del sexo se reduzca a favor de una sola persona, no por obligación sino porque de repente, se siente como que deseamos que esos momentitos sagrados de sexo se propicien en un mundo más privado, donde ya se ha salvado todo tipo de distancias y la infidelidad deja de ser aquel cuco irracional cuna de tantas inseguridades.

 

Pero todo requiere su proceso, el amor platónico es una broma absurda del amor, Cupido no existe, amar es una decisión que se toma mientras todo va sucediendo, hasta mientras… ¡Sí! ¡Soy la puta! Tal cual se me ha tachado de nuevo por mensajes, soy la puta que no traiciona porque no necesita engañar, la puta que le hace el amor a Federico - sin que le pague o le cobre - lo hace porque él es necesario para ella.

 

Y así, me gané a pulso el título de PUTA, sudé la gota gorda para sacarme el Masterado, le permití mis delicias para que me indague de fuera hacia adentro y de dentro hacia fuera, y como aún sucede en esta sUciedad… digo… sOciedad, no faltaba quien me ha llamado puta dentro de su cuadriculado concepto de la exnovia que le asomó a Federico, quien desde su mismo Facebook me halagó con tanto calificativo…

 

No podía creer que mi Federico se haya vuelto tan irracional de la noche a la mañana, que: de decirme que me quiere mucho y de planificar unos días para celebrar nuestros cumpleaños, de pronto, como cantaría Humberto Tozzi, alguien lanzó la moneda al viento, mientras él me amaba bajo la apuesta de que si cae cara mi amor estará muerto…   Y así fue L

 

Unos chirlazos de abominable hipocresía y credo social, me rompieron la cara; de nuevo, las palabras en contra de la mujer que soy me dejaron chiquitita; tachada de puta, más de lo que tienen de putos quienes engañan a sus parejas, hirieron mi autoestima sensual…

 

Y así, Federico se fue con la mirada alucinada y el corazón lleno… y yo, heme aquí con los sentimientos en una canasta, paseando por el jardín buscando donde darles santa sepultura, vivir un plazo de luto y continuar la vida con un pedacito menos de mí.  ¡Qué más da!  Mientras pienso la moraleja de estos acontecimientos, mejor me quedo con La Guardia cantando… “Ese disco que da vueltas sin descansar, esa música que no podrás olvidar, háblame de tu oscura habitación, de tus noches sin dormir, de tu calor, llámame y a tu lado yo estaré no me preguntes quién soy… pues no lo sé…”

 

Porque cada cosa que digo o hago es usado en mi contra…

 

Porque cada vez que quiero amar es usado en mi contra…

 

 

La Qka

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
2.png8.png2.png7.png0.png1.png
Hoy14
Ayer99
Esta semana377

Friday, 19 July 2019