06 June 2016

Esposas Celosas

Category: Feminismo

No he tenido que lidiar con esposas celosas en los últimos años, desde que mataperreo por el mundo swinger no ha sido necesario, pues aunque no lo crean, el swinger maneja términos muy claros que ubica los sentimientos de entrada.

He conocido montones de parejas swinger que no andan con tonterías, han superado esos sentimientos tan absurdos de propiedad sobre el cónyuge, no se escandalizan si su esposa se derrama en orgasmos con otro hombre, ni el esposo sentirá que su matrimonio esté en riesgo si goza de otra mujer.

 

Y es que está claro, clarísimo, aquí nadie se enamora de nadie, surgen amistades entrañables y maravillosas que no hacen otra cosa que fortalecer la camaradería; no es la ridícula competencia que se da entre mujeres tradicionales con eso de quién es la más linda, la más rica o la que mejor se mueve en el sexo.   No, no, no…  Hay otro tipo de “burradas” entre swingers, pero al menos esta de los celos, no.

 

Y yo soy una mujer liberal que se comparte en el mundo swinger porque hace mucho tiempo elegí ser honesta con mis deseos, preferí añadirme a estos grupos en vez de andar por ahí robando maridos o debatiéndome en amores falsetas (bueno... los amores falsetas si me atacan de vez en cuando)

 

La honestidad no tiene precio ni siquiera dos caras y me es necesario aclararlo porque hay algunitas “no regaladas” por ahí que se dan por aludidas cuando escribo…  No comprenden que escribo lo que me da la gana, que solo me sirve una palabra para inventar toda una historia, entre verdades o mentiras mis pensamientos se exponen a mis lectores, a veces van con lágrimas, a veces con risas, a veces escribo enamorada, alegre o desolada… porque si no lo sintiera no lo pudiera expresar, pero no lo malinterpreten que la vida no se me va por ello.

 

Muchas veces he pensado que mi honestidad no se merece cualquiera, sin embargo, es la mejor manera de saber a qué atenerse y sirve para vivir en armonía y con la conciencia tranquila.

 

Yo también aprendí a tropiezos lo que es la infidelidad, por eso la detesto.  La experimenté con los síntomas típicos del marido que tiene una aventura y que para su suerte o mala suerte no me enteré sino después del divorcio, sino no hubiese pensado que era un gay saliendo del closet por dejarme sin sexo por más de 2 años.

 

También fui infiel con uno de esos amigos que tan comedidamente puso a mis pies las posibilidades de cumplir mis fantasías, a espaldas de la mente estrecha de mi marido, también me desvestí en cama ajena.

 

Salí con él por ir detrás de esas inquietudes que sentía mi cuerpo y que mi esposo no quiso ni saber, luego nos hicimos 3 y experimentamos los tríos “mujer-hombre-mujer” que me sirvió para confirmar mi tendencia sexual, me fascinan los hombres ¡No los cambio por nada del mundo! Pero confieso que soy bisexual cuando encuentro una mujer interesante en una reunión swinger.

 

Mi inexperiencia de infidelidad puso un par de mensajes fuera de tono en el celular de mi amigo, nada conveniente para él ni para mí porque estábamos casados y explotó una bomba nuclear de tamaño universal, su esposa que - ya estaba persiguiéndole los pasos -  encontró estos mensajes de texto.

 

¡No pues!  Se me armó casi una catástrofe personal pero fue necesaria para aprender lo que aprendí.   Aprendí que la infidelidad es el acto de engaño más asqueroso y cruel que pueda existir sobre la faz de la tierra.  No me sirvieron las disculpas ni las ironías, no me sirvió sacar bandera blanca para hacer la paz, ni la honestidad, ni asegurarle que no le quitaría su marido.

 

No me sirvió nada, nada de nada, mi marido me perdonó e intentamos recuperarnos, pero tuve el karma de darle frente a esa mujer resentida que se convirtió en el mismo demonio para asediarme por todas las calles de Quito, nuestros vehículos hasta llegaron a romperse los retrovisores por darnos al desafío…  Pero yo me pregunto… ¿Desafío por qué, para qué, con qué fin?

 

¡Caray! El desliz me salió costoso pero fue la mejor oportunidad para mis profundas reflexiones de vida, si no hubiese ocurrido esto no lo hubiera entendido tan bien como lo entiendo ahora y es por este triste antecedente que no salgo con hombres casados.  De lejos sé que la esposa afectada se enfermó de cáncer por todo lado, aún vive, el dolor que le ocasioné por meterme con su marido ya me lo perdonó dios, pero ella no, su resentimiento y odio que retuvo dentro suyo, la ha ido matando poco a poco.

 

Esto les cuento porque es mi argumento para hacerles entender a esas esposas celosas que no me apetece acostarme con sus maridos, porque cuando me acuesto con un hombre desprendo toda la lujuria del momento, cosa imposible de hacer si el hombre en cuestión está casado pues mi placer se anularía completamente ante el dolor que puedo ocasionar aún a escondidas.

 

Ni siquiera me entristece el hecho de que - gracias a las sospechas de que sus maridos se acuesten conmigo – les haya arreglado el matrimonio, al contrario ¡Me parece espectacular!

 

¡Qué más quiero que mis amigos sean felices!  Sabia la esposa que se de cuenta de que tiene un hombre guapo que aún levanta polvo, sabia por retenerlo en el hogar, ahora que hay tanto divorcio es todo un arte mantener el amor en casa.

 

Soy una mujer libre y como la mayoría de mujeres también sueño con rehacer mi vida a lado de un hombre hermoso que me ame y me comprenda, no sé si exista, pero a veces me llegan ligeras señales de alguien, y me entusiasmo, y lo persigo, y lo intento, pero tengan por seguro que debe olerme a libre sino no dormirá conmigo.

 

A veces el olfato me engaña, pero más temprano que tarde me doy cuenta… Si no está separado de su relación y su hogar, si no es un hombre suelto, entonces no es apto para mis propósitos y por lo tanto no me sentiré libre de conquistarlo y dejarme conquistar, ni siquiera libre de tener un sexo pasajero.

 

Si eres swinger o liberal no te será difícil comprender esto, es más, te reirás de este tema, pero si no lo eres y te importa tu marido no lo sueltes, no seas indiferente con su sexo y sus fantasías, porque siempre hay una Sara Arguello por ahí dispuesta a enamorarse de nuevo y una vez que se acueste conmigo POR AMOR nunca más volverá a ser SOLO TUYO.

 

 

Qka

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
2.png8.png8.png5.png8.png4.png
Hoy42
Ayer97
Esta semana507

Saturday, 21 September 2019