16 January 2016

Chantajes

Category: Feminismo

Ando algo caliente y es cuando agradezco la soledad, puedo andar desnuda, utilizar mis juguetes sexuales o escribir mientras siento el vientecillo que entra por las ventanas, erizando mis pezones por esas corrientes de aire o por todo lo que puedo imaginar…  Miauuu

 

Pero ha llegado mi amiga, necesita hablar urgentemente conmigo… ¿Qué diablos le pasa a esta chica?  Por su alarmado tono de voz me apresuro a abrirle la puerta con el control remoto, entra como si la persiguiera el demonio, se baja a la carrera y entra…

 

Me he olvidado que estaba desnuda, lo recuerdo por la expresión de asombro en su cara y porque exclama:

-          ¡Amiga! ¡Qué cuerpazo!

 

Caigo en cuenta de que debo ponerme algo, ella es de aquellas clásicas damas de iglesia que respeto mucho, entonces alcanzo el camisón de pijama que ratos antes dejé sobre el sillón y me lo vuelvo a poner.

-          Disculpa, me caíste de sorpresa.  – Le digo

 

 

Con un sacudón ligero de cabeza, Marina regresa al problema que la trajo a mi casa…

-          No sé qué hacer, el imbécil de mi Ex me está chantajeando

 

-          ¿Chantajeándote? – Le pregunto incrédula pensando si realmente habría una razón para chantajear a una mujer que escucha Radio María y para en misa todos los domingos.

 

-          Si, está chantajeándome porque me pescó un chat con un fulanito que anda queriendo conquistarme.

 

-          Pero…  ¿Tú ya te divorciaste o sigues saliendo con tu Ex?

 

-          Noooo ¡Sara! ¡Ni que estuviera loca! Nos divorciamos, como tú sabes, hace años,  y salir con él ¡ni a la esquina!

 

-          ¿Entonces por qué te encontró el chat?

 

-          Porque mi hijo se olvidó de devolverme el celular y se fue a pasar el fin de semana con el padre, la oportunidad que él esperaba para revisar mis cuentas y encontró ese chat.

 

 

 

¡No pues! ¡Qué tal! No faltan los “caballeros” que pretenden chantajear a las mujeres con huevadas, sin derecho moral porque ellos son peores… ¡Qué tal!

-          Sara ¡No cerraste la puerta! ¡Mira quién va entrando! – Grita angustiada mi pobre amiga Marina porque era su ex marido.

 

 

 

Con la llegada desesperada de Marina  y mi desnudez, olvidé de cerrar la puerta y efectivamente su ex marido ingresó con su auto, igualmente apurado entró a mi casa.

-          ¿Dónde está?  - Preguntó mirando hacia todos lados

 

Marina no dijo ni una palabra, se mantenía de pie como que no pasara nada mientras se revisaba las uñas. 

-          ¿Qué o quién?  - Le pregunto.

 

-          No te hagas la que no sabes nada, Sara, te conozco y sé muy bien que eres la alcahuete de mi mujer.

 

-          ¿Alcahuete?  Eeee…. Pues si.  Pero… Marina ¿tu mujer? No.

 

-          ¿Dónde está el hijo de puta?  - Vociferó como para que el tal hijo de puta lo pudiera escuchar desde cualquier escondite.

 

-          Allí está  - Le contesto señalando un espejo, al que el hombre regresa a mirar y se encuentra con su reflejo.    Su rostro se transformó en ira, casi  me da miedo y Marina no pudo disimular su risa.

 

-          ¡Ah! ¡Par de putas! Las voy a desenmascarar para que todo el mundo sepa lo que son… ¡PUTAS!

 

 

Me preocupó que su amenaza afectara a Marina, pero allí estaba ella, presenciando el show con una media sonrisa.   Conociéndola, yo sabía que después no pararía de llorar, pero de momento se estaba comportando como debía.

-          ¡Pero ve!  ¿De cuándo acá el don juan que perdió a su mujer por otras mujeres está aquí queriendo desenmascarar nada?

 

-          Soy hombre, a mí no me pasa nada, pero ustedes….

 

-          ¡No me digas!  - Le respondo con ironía – Es decir, que los hombres tienen permiso para ser putos ¿y las mujeres no?  ¡Vaya!  Si que eres más retrógrada de lo que pensaba.

 

-          No estoy aquí para discutir con una loca, así que me dices dónde está el tarado ese que se come a mi mujer o te vas a arrepentir por todo lo que voy a decir de ti.

 

 

Mi paciencia estaba llegando a su límite, pero aún me ganaba la risa….  Me eché a reír a carcajada limpia, quise responder pero solo alcanzaba a decir:

Ubícate… y Jajjajajjajajajajaaajjaj

 

Reí de tal forma que me salían lágrimas de los ojos, hace tanto que no me había matado de risa así, reí tanto tanto tanto que Marina se contagió y las dos no parábamos de tanto chiste.  Incluso el hombre, por no contagiarse también, procedió a rebuscar al supuesto amante de Marina por toda la casa.  La risa nos duró largos minutos hasta que el tipo volvió a la sala, callado, no sé si los cerdos se arrepienten pero hasta parecía arrepentido.

-          Putas ¿Dónde lo escondieron? – Insistió el hombre en su propósito.

 

 

Marina se levantó la falda para mostrarle el trasero y le respondió:

-          Aquí

 

 

Y de nuevo la risa hizo su escándalo, el hombre encolerizado continuó con sus amenazas:

-          Si, las voy a desenmascarar para que todo el mundo lo sepa…

 

-          Y ¿Qué vas a contar?  - Le pregunto mientras me secaba las lágrimas de tanta risa.

 

El ex marido de Marina comenzó su listado de chantajes:

-          ¡Que son unas putas!

 

-          Eeeee….  Si ¿Y?

 

-          ¡Unas descaradas!

 

-          Eeeee…. Si ¿Y?

 

-          Que se acuestan con todos los hombres

 

-          Eeee…. También ¿Y?

 

-          Depravadas

 

-          ¿Depravadas? Eeee…. Si ¿Y?

 

-          Ligeras, fáciles, zorras…

 

-          Eeee…. Ok ¿Y?

 

-          Hechas las independientes solo porque quieren ser sucias

 

-          ¿Y?  - Le sigo retando.

 

-          ¿Y qué?   -  Pregunta el tipo, harto de tanto “¿Y?”

 

-          ¿Y qué más?  Dime algo más porque todavía no me preocupas  - Le sigo desafiando, mientras Marina solo le miraba con un gesto de compasión tan propio de su corazón.

 

-          ¡Y que te gustan las mujeres!  - Me grita en un tono triunfal, como si por ello iba a cortarme un brazo.

 

-          ¿Y?  -  Le pregunta Marina, haciendo que su Ex le pusiera sus fulminantes ojos encima.

 

 

Me sorprendo por la respuesta de Marina, pero más me sorprendo por su actitud, se convirtió en la mujer que había descrito su ex marido y se me aproximó mientras abandonaba sus tacones en el camino. 

-          Te faltó decir que me masturbo en la ducha, que me tiro 3 pedos luego de una gaseosa, que me aguantaba las ganas de vomitar cuando volvías oliendo a sexo de la calle.  – Le decía Marina mientras cada vez estaba más cerca de mí.

 

 

Su Ex la miraba con la admiración del hombre que no deja de amar pero que su estupidez y machismo no le permiten ser ni hacer feliz a su pareja.

-          Anda y ve a contarle a todo el mundo que también me gustan las mujeres.  – Le dijo Marina, antes de posar sus labios sobre los míos.

 

 

Mi bisexualidad no me espantó sino la bisexualidad recién descubierta de mi amiga, me dio un beso profundo, de esos que los hombres no saben dar porque no tienen idea de nuestra fragilidad.  Me quitó el camisón para recorrer mi cuerpo, se enganchó en mis pezones con una sensualidad nueva pero tan exquisita que estaba poniéndome a mil…

 

Escuchamos un “Click” y supimos que nos había tomado una foto.

-          ¡Sucias, puercas! Esta foto la voy a poner a correr por la red a ver si aprenden a ser más decentes  - Dijo y se fue más enfurecido que un toro.

 

 

Mientras tanto, Marina y yo comenzamos con un juego sexual entre amigas que nos duró todo el fin de semana, descubriendo sensaciones nuevas, conversando, escuchando música, bailando… siempre completamente desnudas… y el tema del chantaje finalmente dejó de preocuparle a mi querida Marina.

 

 

Así que, estimados Ex, si acaso ven una foto por ahí les ruego ponernos etiqueta,  ¡Somos tan hermosas que me deleitaría ver ese material!  Y si quieren hacernos reír a carcajada limpia por favor:  intenten chantajearnos  J

 

 

 

La Qka

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
2.png9.png4.png6.png5.png8.png
Hoy11
Ayer120
Esta semana833

Sunday, 17 November 2019