14 August 2015

La Libertad de “ser quien eres” está en tus manos

Category: Feminismo

Me encuentro todo el tiempo con los típicos casos de intolerancia e hipocresía hacia las personas que han optado por llevar un estilo de vida diferente, es triste observar que la gente puede ser tan estúpida, intolerante, tirada a perfecta o puritana, hechos los mensajeros de dios, que se atreven a juzgar a los que no creen como ellos con palabras graves y ofensivas.

Ignorantes, que buscan como sea, la manera de apuñalar a un amigo, conocido o simplemente a cualquier prójimo que se haya atrevido a expresar sus gustos, utilizando las redes sociales para denigrar la imagen de alguien en particular.

 

Como es natural, en el primer momento del ataque, los agraviados se sienten comprometidos con “el qué dirán” en su entorno social, y en la mayoría de ocasiones  muchos desertan de sus propios sueños para no tener más problemas públicos, que tarde o temprano los llevarían a enfrentarlos a nivel personal… cuyo daño puede propagarse hacia la familia o el trabajo, y no todos tendrán el valor necesario para confrontarse a sí mismos con la realidad que deseaban vivir, retornando como una oveja más a un rebaño podrido de conformismo y mojigatería.

 

Casos cercanos a mi vida, me recuerdan lo que yo misma padecí gracias a las injurias de bocas venenosas, que se agarraron de mi libertad y mis relatos para acabar con mi reputación de mujer digna y decente.  No lo niego, en los primeros momentos sufrí los golpes con el terror de que me quitaran a mi hijo o de irme presa por faltar al pudor, pero todos esos miedos son muy naturales cuando una desconoce la Ley, a una madre no se le quita sus hijos y este país nos ampara para expresar el credo que queramos, y aunque no nos podamos pasear tranquilamente por las calles con letreros que digan: soy swinger, soy lesbiana, gay, travesti o me gusta el BDSM… deberíamos comprender que la libertad de Ser quienes somos está solo en nuestras manos, a pesar de que los demás quieran que seamos como todos.

 

El chantaje es el recurso más útil para ellos, que pretenden aliviar sus rencores o que no están dispuestos a perder el control de sus “vidas perfectas”, esas “vidas perfectas” basadas en su propia comodidad, pues claro, hay quienes prefieren vivir el día a día con falsas verdades con tal de no salir de su zona de confort, aduciendo que eso o aquello no se hace porque se peca contra dios o que las mujeres “buenas” se deben solo a la cocina y a su marido…

 

En esos primeros momentos, por supuesto, lograron bajarnos la moral, hemos corrido a eliminar todo perfil y toda huella para que no salga a la luz nuestra hermosa verdad.  Muchos no volverán a intentarlo y vivirán por el resto de sus días con la frustración de cumplir con un rol que no nos identifica, con un amor que ya no se siente, con unos sueños que quedarán atrapados en la intimidad de las sábanas…

 

Pero el estrés se da solo en esos primeros momentos, cuando nos han pillado sin habernos planteado una salida, cuando habíamos incursionado un tema que todavía nos da vergüenza y la culpa, a veces, es capaz de hacernos pedir perdón…  ¡Perdón! ¿Perdón de qué?

 

“Perdóname por ser diferente” “Perdóname por ser más valiente que tú para seguir el camino que quiero” “Perdón por no ser tú, precisamente, la persona a la que debo amar” “Perdón por ser mujer y desear sentirme perra”  ¡Perdón, nada!  Solo se dice: ¡Vete al diablo!

 

Ese “Vete al diablo” viene en los momentos siguientes, cuando ya nos hemos asesorado y sabemos perfectamente que la ruptura de la relación es inevitable si no existe la tolerancia debida.   Sería maravilloso que nuestra pareja nos amara tanto como para decidir caminar a nuestro lado en esas fantasías, lastimosamente, esas parejas son muy contadas, pues lo que predomina casi siempre es el amor propio, el ego, el orgullo, el egoísmo, la inseguridad, los intereses económicos.

 

Hace poco leí el comentario de un amigo en Facebook que decía, que lo único que le agrada de la religión es que todos esos fanáticos arderán en su infierno, además de mi media hora de risotadas, la reflexión no puede ser más clara: aquí o allá, cada quien vive el infierno que quiere vivir, y como podemos elegir, mejor elijamos nuestros propios demonios y amémoslos con decisión, porque toda persona, cosa o pensamiento que se ama NO HACE DAÑO.

 

El Amor hasta entre los demonios es bendecido, amemos quienes somos, amemos cada lágrima, cada risa, cada gemido de dolor y placer, amémonos en todas las formas y posibilidades, porque nadie, absolutamente nadie será capaz de amarnos más de lo que nosotros mismos nos podemos amar.

 

Entonces el tercer momento llega, luego del shock del primero, después del “Vete al diablo” del segundo, al fin estás en el tercer momento donde sentirás la liberación más auténtica y descubrirás que amar y ser amado no tiene por qué ser doloroso…

 

No es malo ser feliz, no es malo masturbarse, no es malo tener dinero, no es malo desear, no es malo convivir con uno mismo…  Lo malo es creer que todo lo anterior es malo, o creer que si es bueno pero que no te lo mereces, pero peor es caer en los chantajes de quien no quiere perder los privilegios contigo a pesar de tu innecesaria represión.

 

La libertad de ser quien eres, está en tus manos.

 

¡Despierta!

 

 

 

La Qka

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
2.png9.png4.png6.png6.png0.png
Hoy13
Ayer120
Esta semana835

Sunday, 17 November 2019