10 August 2013

Que seas feliz Mi Amor

Category: Amor

Ya es un año… cuando una extraña tarde de Agosto me anunciaba tu llegada, sin yo saberlo; ¿tendrían algún mensaje las nubes oscuras que amenazaban sobre mi cabeza? Quizás ellas me advertían que mi corazón se partiría en mil pedazos por ti una vez y otra vez y otra vez…  Hace un año, mis pies se habían enraizado en mi jardín para que las estrellas no me jalaran hacia arriba cuando las miraba.  Mi rostro sentía el gélido paso del viento de verano y mis oídos escuchaban sus silbidos como episodios que indican el fin de una tormenta o el inicio de otra…


 

Hace un año, el poder del viento golpeaba mis ventanas y las plantas de mi casa, tenía que cerrar los ojos para que su osadía no me cegara con la tierra traída del continente que es azotado por el océano Pacífico; buscando la frescura de la primavera en un Ecuador de 2 estaciones donde se vive las 4 en un solo día, me vi sorprendida… cuando a lo lejos, entre la polvareda de mi desierto como de un oasis apareciste montado en tu semental… llenito de encanto, llenito de miedo…

 

Encanto… por la belleza de tu ser animal, tan desbocado y ardiente, por el origen de tu ser de mar, tan tropical y salino; no sabría decirte si confundí el calor de tu piel con la luz que buscaba yo, pero el sol que se almacenó en tu cuerpo me ungió de tus travesuras tibias que me perderían en las pasiones de un gran amor.

Miedo… porque eras el constante ganador de nuestras partidas de ajedrez, miedo de perder; le apostaste a la reina sacrificando tu esclavo en técnicas que me sometían a tus triunfos cuyas cuentas se pagaban en una cama que minuto a minuto nos brindaba placer.  Miedo a querer, porque el querer es la antesala de amar, porque amar es el preludio del dolor, porque el dolor es la devastadora ciencia de alma…

 

Parece que fue ayer, cuando el ataque de un beso puso de revés mi mundo, cuando frente a frente nuestras miradas se perdieron en un desafío que no olvidaremos jamás; como si anoche hubieses venido de nuevo a posar tus labios húmedos en mis caderas…

Parece que nuestros aspectos inhumanos se encontraron en el inframundo mientras la sublimidad de los sentimientos deseaban unir alianzas en el cielo, pero no estábamos listos para eso…   Nos entregamos a la dicha soñando que nos pertenecía, más ahora solo nos pertenece el recuerdo…

 

El recuerdo de nuestros furiosos encuentros, cuando vibrábamos en los alegres desbordes de lujuria, ensalzando al varón que se incrustaba en la hembra con la pericia perfecta de quienes saben seducir.  El recuerdo de haberme enamorado de tu gentil sexo, de tu impetuoso asecho, de tu incansable entrega…

El recuerdo de haberle exprimido más que a mi cuerpo al corazón, las lágrimas que habían olvidado recorrer mis mejillas desde hace tanto tiempo y que por ti retomaron sus huellas; el recuerdo de inaugurar un te amo dicho   Ba Ji To   para que no lastime la libertad, para que no espante al semental…

 

Finalmente, el tremendo apogeo trizó mi cristal más querido y a pesar de las súplicas que me hacía a mí misma por no verte partir, tuve que dejar que te alejaras con el demonio interno que te traicionó cuando menos pensabas.  Mientras yo, me quedé en el lado de mi cama, mortificada por el espacio vacío que me acariciaba, enviciada más al cigarrillo ya que no escucharía nunca más aquellas risas tuyas que tanto atesoraba.

 

No, no estoy llorando, es solo que tu despedida aún levanta esa polvareda de mi desierto que me irrita los ojos; es solo que, mi espíritu es tan decidido para decirte Adios que el resto de mí tambalea al verte desaparecer montado en tu semental hacia el oasis de donde saliste.  Es solo que esta mujer que soy yo no tiene recato de decir que te amó, ni de reconocer lo importante que fuiste en mi vida; pero así mismo, no le falta valor para decirte Adios hoy, cuando hace un año te había dado la bienvenida.

 

Cuando un amor se va llega el día de cerrar el ciclo, la etapa de luto, de poner el punto final, porque los recuerdos ya no lastiman, los vacíos ya no le corresponden, los sueños ya no le comparten…  porque mi alma: se declara Libre de amores pasados; mi corazón: Abierto para volver a amar; y, mi Cuerpo: dispuesto a gozarse en nuevas pasiones.

 

¡Que seas feliz mi amor!

 

La Qka

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
3.png2.png4.png6.png7.png3.png
Hoy6
Ayer80
Esta semana86

Tuesday, 09 March 2021