04 November 2019

"Sweet dreams"

Category: Amor

 

No sé si al fin he reaccionado para escribir, porque me parece estar dentro de una película en la que las circunstancias han amordazado mis dedos, mi mente y mi razón.  No sé si soy yo, si era alguien alguna vez o si sigo siendo, no sé si tan solo soy un títere para diversión diabólica, o la hormiga que busca el camino - borrado de la arena - por un inesperado estornudo divino.

 

 

 

No sé si es verdad o mentira, cuando contigo juego a piernas abiertas, a disfraces, lencerías o juguetes eróticos; no sé si tu amor es mandato del cielo para ayudarme a sobrevivir a la muerte de mis amados, no sé si estoy alucinando cuando te encuentro enamorado desde el nivel de mi espiritualidad hasta los suburbios de mi infierno.

 

No sé si eres un ángel con misión, un ángel caído o un demonio perdido, pero lo que si sé es que te amo con locura, te aman mis fustes, te aman mis caprichos, te aman mis sueños y mis fantasías.  No sé por qué nos encontramos tan tarde, pero si sé que todos los años que me quedan por vivir los viviré para ti, cariño mío.

 

No sé si existen las coincidencias, como aquel momento cuando mi hijo se presentaba con su guitarra eléctrica tocando “Sweet dreams” de Manson para el público de su colegio, mientras yo hacía realidad esos “dulces sueños” con 2 perros humanos deseosos de ser sometidos y tú celebrabas no estar en desacuerdo.

 

Todavía estoy con aquel zumbido en la cabeza, como si una parte de mi alma se hubiera quedado suspendida en el momento cuando volví a Tababela, la casa de mi Padre…  Un silencio sepulcral me acompañaba al entrar a la propiedad, la enorme casa – antes alegre -  me dio la bienvenida con sus grandes ventanales que parecían convertir sus líneas rectas en arcos, cuales ojos, soltando lágrimas gigantes que me empaparon de pena, haciéndose una gran carga para caminar…

 

Arrastrando los pies atravesaba los preciosos jardines, esquivaba al perro enlutado, mirando a Papá sentado en diferentes rincones con las piernas estiradas leyendo el periódico, con las últimas fuerzas caí frente a la hamaca donde tantas veces él se balanceaba, apareció mi madre más oscura que la muerte y nos unimos en un llanto que jamás se dejará de escuchar.

 

Sigo atrapada en aquellos momentos vividos en el Ecuador, mientras tomas mi piel de vicio, poseyendo a la niña de mi padre, que mujer ahora, se levanta las faldas para amarte; sigo en la memoria de mi Marce cuando en su casa compartimos las últimas lágrimas, los últimos besos y los últimos abrazos, sin saber entonces que serían las últimas conversaciones físicas, que después las tendríamos en sueños, porque también se ha ido a reunirse con los muertos.

 

No sé si hay algo peor que la falta que me hace mi Padre, mi Marce, mi familia distante, viva o muerta, pero si sé que me sobran los centímetros con aquellos que son más vivos que los vivos, acorralada en mi pequeño paraíso por un par de cocodrilos hambrientos, cuyas heces me embriagan de compasión y tristeza.

 

No sé si he reaccionado al fin para escribir algo, porque me siento como en una película, cuyo guión me sorprende cada día… una bruja enferma y un adolescente maniático, capítulo a capítulo, un hijo rebelde que no quiere saber de su padre, y un amante que pone todos los demonios en orden. Y yo, la mujer más absurda del mundo, permitiéndose vivir lo que hay que vivir con excesos de bondad…  Se dice que todo exceso es malo, pero amarte en exceso, mi cariño, es lo más bello que he experimentado dentro del amor de pareja, amarte ha sido mi escape, mi consuelo, mis arreglos y desarreglos, amarte es el sueño cumplido de una mujer librepensadora como yo, que llora y ríe a tu lado, que sostiene los orgasmos a la altura del maravilloso ser que eres.

 

Estoy de vaquera, un sombrero, botas  y una fusta, cabalgo vertiginosamente hacia allá donde se llega traspasando las 4 paredes de mi habitación, doy botes y gritos, espoleo tus muslos para que vayas más y más rápido, tengo ante mis ojos la inmensidad del mediterráneo… Y señalando las aguas como señalaría Cristóbal Colón, ordeno enérgicamente: ¡Hacia el Mar!  De pronto me pita un mensaje de WhatsApp que dice…  “Mamá, shshshsh… vas a despertar a los vecinos”

 

Y entonces, no sé si mi hijo ya ha crecido o sabe demasiado… porque si le cuento mi historia de vaqueros no me va a creer.

 

Qka

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
3.png2.png6.png0.png7.png9.png
Hoy219
Ayer187
Esta semana406

Tuesday, 26 May 2020