07 March 2016

Amor al pie del Panecillo

Category: Amor

“Dos lagunas quietas, ciegas en la oscuridad, extrañaron el resplandor de tu presencia.  Tú, cual luna llena, unos días vienes otros te vas… como la luna, no tienes permanencia”

 

Es lo único que me acuerdo de un poema de hace muchos años, unos versos escritos en una servilleta de papel mientras tomaba un café con el amigo de quien me había roto el corazón, un gran amor había seducido mis 20 años hasta el punto de quedarme sin piso cuando él ya no quería saber más de mí.

 

 

Recordando su vitalidad, su genio, su seguridad… recordando todo aquello que atesoro en un hombre y que fue mío por un maravilloso tiempo que ya se ha ido, pero que hoy rescato de mi memoria como si fuese ayer…

 

Y entonces, una simple servilleta acogió mis más intensos sentimientos rimados entre la solidaridad de un noble amigo y mis lágrimas, que se iban solas con cada punto y coma, con cada palabra, con cada lazo que se iba desatando dentro de mí porque él se dedicó a liberarme.

 

Si, fueron mis ojos los que se sumieron en la oscuridad de la noche, como aquellas lagunas quietas aunque ansiosas de su estrella, amando la esencia real de la vida cuando se está en el corazón de alguien, muriendo dulcemente cuando el ser amado nos ha sentenciado al olvido.

 

Suena doloroso, pero ya no duele…  Aquella época quedó enamorada de mi cintura, un hombre bailarín que quizás no haya perdido el ritmo pero que ahora ya no baila para mí…  Tan solo quedan esas raras sensaciones, como aquel beso acaramelado que cerró con broche de oro una jornada de farra juvenil, como esas risas escandalosas que vibraban en mi espíritu mientras iba tomada de su brazo, como ese adiós que de tanto decirse parecía que no quería llegar a su fin…

 

Ohhh… ¡Qué recuerdos tan hermosos!

 

Éramos dos enamorados de la pasión y el delirio, retozábamos los sentimientos desde el auto hasta la cama, nos amábamos desaforadamente al pie de la Virgen del Panecillo, cualquier lugar era idóneo, un rincón de la casa, el Parque Metropolitano, un escritorio de trabajo… lo que fuera y es que ¿Cómo una simple mortal como yo podría No dejarse arrastrar por un torbellino de hombre que jamás perdía una oportunidad?  No, yo no…  Simplemente me entregaba a su impetuosa necesidad de poseerme, lo esperaba de piernas abiertas como las puertas del castillo que esperan a su Rey, lo esperaba con el corazón abierto porque sólo se me llenaba con él.

 

Tiempos aquellos… 

 

Aún recuerdo caminar de vuelta a casa, con el cuerpo henchido de esos placeres que recién estaba descubriendo, en sus manos experimentadas depositaba la felicidad más íntima.  Caminaba paso a paso con el corazón colmado de caricias tiernas, de caricias salvajes…  Mis sentidos continuaban complaciéndose con el aroma de su piel que quedaba impregnado en la mía…  Y me acompañaba su mirada, esa que me ponía a temblar por el fuego que irradiaba, esa que no admitía discusiones, esa que besó tantas veces cada uno de mis deseos y se rindió tantas veces a mi amor.

 

En fin…

 

Los años han pasado, cada uno ha hecho su vida por su lado, los recuerdos son revoltosos - sin duda – e incluso, pueden ser una amenaza si acaso no tuviéramos los pies bien puestos sobre la tierra.  Ahora él es un feliz hombre casado y yo una feliz loca suelta, sin embargo, si nos encontramos haremos gala de nuestra gratitud hacia quienes nos aman ahora, presumiremos de las bendiciones que nos han sido dadas por separado, y descubriremos si al fin hemos encontrado la coherencia que no supimos dónde andaba mientras estábamos embebidos en aquel amor de juventud.

 

 

Qka

Tu alma de guerrera contiene la rudeza
de quien cae, levanta, cae y vuelve a levantar…
Eres la heroína de la vida,
Allí donde tus luchas te dan la gloria,
aunque venzas, aunque pierdas,
en la realización de tus sueños está la Real Victoria.
Tu figura femenina es todo un enigma,
en aquel mundo masculino donde se van de bruces…
más, tú te luces,
mujer que besa el cielo, mujer que besa el piso,
mujer que empuña el arte cual acróbata de rizo.

Los Guantes de Qka
2.png8.png8.png5.png8.png5.png
Hoy43
Ayer97
Esta semana508

Saturday, 21 September 2019